Detección y manejo de la obstrucción venosa de la retina en atención primaria

La oclusión venosa de la retina (u OVR) consiste en una dilatación de las venas de la retina que deriva en hemorragias, edema intrarretiniano, isquemia retiniana y edema macular, además de otras complicaciones para la salud de la persona. 

La OVR es la segunda causa más frecuente de patología vascular de la retina después de la retinopatía diabética y es causa en muchos casos de un significativo deterioro visual. Así, la prevalencia de la enfermedad en la población mayor de 48 años se ha estimado en alrededor de 1,6 %, siendo su incidencia acumulativa a 15 años alrededor de 1,8 % para la oclusión de rama venosa retinal, y de 0,5 % para la oclusión de vena central de la retina.

Duración del Módulo

1 mes

¡Comienza tu aprendizaje!

Dentro de los factores de riesgo destaca el consumo de alcohol y antecedentes de hipertensión, la diabetes mellitus, el glaucoma de ángulo abierto y, en el caso de mujeres, la sedimentación alta de eritrocitos. Entre los pacientes mayores de 50 años de edad y que desarrollan OVR, entre el 50 % y el 70 % padecen hipertensión, enfermedades cardiovasculares o diabetes mellitus. En sentido contrario, también hay factores que reducen el riesgo para padecer OVR, como el incremento de la actividad física y el uso de estrógenos en la menopausia.

Por las razones mencionadas, el papel de la atención primaria es esencial en la prevención de la enfermedad, así como su detección precoz y el correcto manejo de la patología y de los factores asociados a su aparición y desarrollo.